Seleccionar página

Tweet

Gante es uno de los principales destinos turísticos de Bélgica. La capital de Flandes Oriental ofrece muchísimos atractivos y es perfecta para conocerla en un día desde Bruselas o Brujas. No te faltarán cosas que hacer en Gante: desde disfrutar de sus canales hasta pasear por sus animados mercados. En este post te contamos 25 cosas que hacer en Gante.

¿Sólo tienes un día en Gante? Tenemos un itinerario para ti
 

En este mapa hemos marcado todos los puntos de interés de la ciudad para ayudarte a planificar la visita.

25 COSAS QUE HACER EN GANTE (BÉLGICA)

1. Enamorarse de Korenmarkt

El Korenmarkt, que significa mercado del grano es uno de los sitios con más historia de la ciudad. Aquí era donde se ultimaban las operaciones comerciales de trigo que llegaban a la ciudad a través del muelle principal ubicado en la calle Graslei. En la actualidad es la plaza mayor de Gante y es una zona con mucho ambiente, especialmente por sus terrazas. Tomarse una cerveza allí es algo recomendable que hacer en Gante.

Presta especial atención a la antigua oficina de Correos, que ahora es un centro comercial. El edificio, de estilos gótico y renacentista es precioso.

que hacer en Gante
Korenmarkt, una parada imprescindible que hacer en Gante | Paul Hermans

2. Pasear por las Calles Graslei y Korenlei

Son las dos calles más famosas de la ciudad.  Ambas se utilizaron como muelles del puerto medieval de la ciudad, utilizados para comerciar todo tipo de productos: desde especias hasta trigo. Como puedes imaginar, en la actualidad ya no se utilizan como tal, pero es curioso ver que se han convertido en el principal punto de encuentro en la ciudad. Tanto para estudiantes, turistas o locales. Todo el mundo acude a estas calles para pasear, relajarse o quedar con los amigos.

3. Dar un paseo en barco por los canales de Gante

Pese a que los más famosos de Flandes son los de Brujas, en Gante también puedes recorrer sus canales en barco. Si te interesa, los embarcaderos se encuentran en los muelles de Graslei y Korenlei. Efectivamente, han pasado de ser el puerto medieval a convertirse en un puerto para turistas. ¡Pero eso es lo que tiene el siglo XXI! Los barcos salen cada 20 minutos y el recorrido dura unos 40 minutos aproximadamente. Tiene un precio de 7€ por persona y es una de las actividades imprescindibles que hacer en Gante. 

4. Cruzar el Puente de San Miguel y disfrutar de las vistas

Quizá lo conozcas en los carteles como Sint Michielsburg, este puente es el más famoso de la ciudad. Se encarga de unir las conocidas calles Graslei y Korenlei. El principal atractivo del puente no es su diseño, sino las vistas que ofrece. Mires para un lado o para otro, las vistas son preciosas. Desde allí podrás sacar una de las típicas postales de Gante, así que prepara la cámara. Además podrás ver las tres torres medievales características que dominan el casco antiguo de la ciudad de Gante (la de San Bavón, San Nicolás y el campanario de Gante). 

que hacer en Gante
El Puente de San Miguel todavía más mágico de noche

5. Conocer la historia de la Iglesia de San Miguel

Justo al lado del puente que hemos comentado anteriormente, está este edificio religioso que tiene el mismo nombre. La iglesia, que data del siglo XV, es de estilo gótico tardío pero más allá de su estética es bueno que conozcas su historia.

El campanario de la iglesia de San Miguel debería haber sido el más alto de todos, sin embargo, todo quedó en un proyecto. La torre que se proyectaba en los planos medía 134 metros, pero nunca se acabó y quedó en 24. En 1828, finalmente le pusieron un techo.

6. Visitar la Iglesia de San Nicolás

Su construcción se inició a principios del siglo XIII, reemplazando a una anterior iglesia románica ubicada en el mismo lugar y que se incendió en 1176, e encuentra en la bulliciosa Korenmarkt (mercado de trigo) o plaza central. Por eso fue popular entre los gremios de comerciantes, quienes llevaban a cabo sus negocios en las cercanías. Estos gremios construyeron sus propias capillas que se añadieron a la iglesia entre los siglos XIV y XV.

Para colmo, con la Revolución Francesa y las dos guerras mundiales la iglesia terminó de ser prácticamente destruida, por lo que su restauración tuvo que llevarse a cabo durante buena parte del siglo XX.

7. Ir de comprar por Veldstraat

Esta es la calle comercial por excelencia de la ciudad. La mayoría de edificios son del siglo XIX, aunque se han conservado algunos hoteles del siglo XVIII. Como hemos dicho, el principal atractivo de la calle son sus tiendas. Con el auge del capitalismo, los pequeños comercios se han visto afectados y, lamentablemente, en la actualidad solo podemos disfrutar de las típicas cadenas comerciales. Desde el 1984 es una calle peatonal, así que puedes pasear tranquilo.

8. Subir a la Torre Belfort, el techo de Gante

Si quieres tener la mejor panorámica de Gante tendrás que sufrir los más de 300 escalones para subir a la balconada. O bueno, siempre puedes subir en ascensor. Desde allí tendrás unas vistas espectaculares 360º sobre Gante. Este campanario se empezó a construir en 1313 y fue una referencia para los que se construyeron posteriormente en otros países vecinos. Su principal función era la de avisar si llegaba el enemigo o anunciar victorias militares.  

9. Ver la Adoración del Cordero Místico en la Catedral de San Bavón

Esta obra maestra de Van Eyck fue pensada para la Catedral de San Bavón, donde permanece (de forma milagrosa) desde el 6 de mayo de 1432. Se considera la obra más robada de la historia del arte. Esta pieza artística, que es la obra de mayores dimensiones de la pintura flamenca, fue robada hasta 13 veces. Pese a pasar por manos super poderosas como las de Hitler o Napoleón Bonaparte, el retablo sigue estando en su lugar original. ¡Así que no te la pierdas antes de que algún listillo le de por robarla de nuevo!

La entrada para ver la obra cuesta 4€ y la de la catedral es gratuita. Sin duda, otra de las actividades imprescindibles que hacer en Gante.

que hacer en Gante
La más que conocida obra de arte de Van Eyck

10. Fotografiar el Ayuntamiento de Gante

El Stadhuis de la ciudad, que data del 1600, tardó casi un siglo para que se terminara. Eso provocó que tuviera muchísimas influencias diferentes en su arquitectura, que se pueden apreciar en la actualidad. ¿Cuántos estilos ves en su fachada? No hace falta ser un experto en arte para ver claramente que el edificio parece que esté dividido en dos partes. Hay un gran contraste entre la fachada gótica y su discreto lateral de estilo renacentista. La parte gótica se construyó a finales del siglo XV, mientras que el otro lado se edificó a partir de 1635. Sin duda, invertir el tiempo mirando su fachada es algo curioso y divertido que hacer en Gante. 

Su interior también es espectacular, especialmente la histórica Sala de la Pacificación. Si quieres conocer su interior, la Oficina de Turismo de Gante hace visitas guiadas por 5€.

11. Alucinar con el arte callejero en la Graffiti Street

Bueno, se conoce como Graffiti Street, pero en realidad el nombre de la calle es Werregarenstraat. Gante es una ciudad creativa y el arte que hay en esta calle lo expresa muy bien. Los mejores graffitis de la ciudad se encuentran ahí, así que prepara la cámara. ¿Cuál es tu favorito?

que hacer en Gante
Cada calle, cada canal en Gante es un espectáculo

12. Pasear por Vrijdakmarkt

La plaza Vrijdakmarkt, traducida como Mercado de los viernes, es la más antigua de toda la ciudad. Su nombre no engaña, ya que se llama así por un motivo muy simple: en esta plaza se celebra un famoso mercado todos los viernes. Sin embargo, su importancia va más allá de su mercado.

A lo largo de sus siete siglos de historia ha presenciado grandes escenarios políticos y sociales. Por ejemplo se celebraron varias ejecuciones públicas y también reuniones importantes en la ciudad. En el centro de la plaza se encuentra una estatua en honor a Jacobo Van Artevelde. Era conocido el hombre más sabio. Consiguió que Inglaterra dejase de bloquear la industria textil local, que desde entonces vivió un gran apogeo. Sin embargo, acabó siendo asesinado por los ingleses, aunque sigue siendo muy querido en Gante.

Curiosidad

Si quieres saber donde está Inglaterra, solo hace falta que mires el dedo de Jacobo Van Artevelde

13. Comer un buen gofre

Esto es algo imprescindible que hacer en Gante. No puedes irte de la ciudad sin probar uno de sus clásicos. No tendrás excusas: encontrarás paraditas en casi cada esquina. ¡Disfrútalo!

14. Y unas patatas fritas

Las patatas fritas son una religión en Bélgica. ¡Incluso en Brujas tienen un museo dedicado a ellas! Igual que los gofres, encontrarás patatas fritas para parar un tren. 

7 restaurantes para comer bien y barato en Gante

15. Encontrar el super cañón de Gante

El cañón Dulle Griet es uno de los monumentos más curiosos de Gante. A pesar de su tamaño (pesa 12.500 kg), este cañón del siglo XV no se ha disparado nunca. Recientemente, decidieron tapar el agujero porque la gente tiraba basura y algunos indigentes dormían en su interior.

Como curiosidad, la cervecería más famosa de Gante también se llama Dulle Griet. Así que si quieres beber una buena cerveza y disfrutar del ambiente, ya sabes donde hacerlo.

que hacer en Gante
Encontrar este cañón es algo curioso que hacer en Gante

16. Encontrar su Manneken Pis, algo curioso que hacer en Gante

Sí, lo has leído bien. Gante también tiene un Manneken Pis, aunque no es tan conocido como el de Bruselas. Lo encontrarás en la fachada de un edificio al final de Kraanlei en dirección al castillo de Gravensteen. Aunque no sea tan famosa, la estatua es bastante más antigua que la de Bruselas. Primero se construyó de piedra, aunque una tormenta acabó con ella. En la actualidad podemos apreciar una reconstrucción de bronce.

17. Visitar la Casa de Alijn

Si tienes más de un día en la ciudad, es una actividad aconsejable que hacer en Gante para descubrir cómo se vivía allí el siglo pasado. Es un museo que recrea una casa típica flamenca con colecciones de objetos tan cotidianos como vajillas o juguetes. El edificio tiene un patio muy coqueto donde puedes parar a tomar una cerveza. La entrada es gratuita.

18. Alucinar con el Castillo de Gravensteen

Es el castillo medieval más bien conservado en Flandes. Además de contemplar su grandeza paseando por sus alrededores o en barca desde los canales, se puede visitar por dentro. Tiene diversas salas que sirven como museo. Allí se explica cómo vivían tanto los condes como los encarcelados allí por aquel entonces. Tiene una gran colección de armas e instrumentos de tortura espeluznantes muy curiosos de ver. La entrada cuesta 10€.

que hacer en Gante
El exterior del imponente castillo de Gravensteen

19. Perderse por Patershol

Patershol es uno de los barrios más auténticos de Gante. En el apogeo textil de la ciudad, fue la residencia de los tejedores. Parece ser que el tiempo se ha congelado en este pequeño barrio. En la actualidad puedes disfrutar de sus pintorescas casitas y de sus estrechas calles adoquinadas llenas de restaurantes. Sin duda, es uno de los mejores sitios para ir a cenar.

20. Visitar el Rabot

El Rabot es uno de los monumentos más importantes de Gante. Es la última de las puertas medievales que se conserva en la ciudad. Fue construida en el siglo XV para fortalecer la muralla de la ciudad, aunque recientemente también ha tenido otras funciones como sala de recaudación de impuestos. Es importante saber que el Rabot que vemos hoy no es el original. En 1860, debido a la ampliación del canal que pasa por debajo, se tuvo que echar abajo una parte.

que hacer en Gante
Una de las puertas medievales más importantes de Gante | Torsade de Pointes

21. Aprender sobre la historia de la ciudad en el STAM

Aunque no la consideramos una actividad imprescindible que hacer en Gante, visitarlo no está de más si dispones de tiempo. En este museo aprenderás la historia de Gante rebobinando 70.000 años en el pasado. Es un museo bastante interactivo y divertido. Sin embargo, el edificio en el que está ubicado también merece la pena: la Abadía de Bijloke, fundada en el siglo XIV. Visitando este museo te das cuenta de la importancia de la ciudad, especialmente en la Edad Media. La entrada de adulto cuesta 8€.

22. Acercarse a la Abadía de San Pedro

Su nombre original es Sint-Pietersabdij y, aunque caiga un poquito alejada del centro, es uno de los principales atractivos que ver en Gante. La construcción de la Edad Media está rodeada de impresionantes jardines que crean un espacio verde precioso. Además, la abadía se ha convertido en una especie de centro cultural que acoge varias exposiciones a lo largo del año. La entrada es gratuita, pero puedes ver un documental que sirve como vídeo-guía por 4€.

23. Relajarse en el Citadel Park, un atractivo que ver en Gante

Después de un día de turismo, no hay nada mejor que relajarse por los senderos del Citadel Park o Parque de la Ciudadela. Recibe este nombre porque en 1823 se construyó una importante ciudadela holandesa. Sin embargo, desapareció en 1913, cuando el parque sirvió de escenario para la Exposición Universal. Aparte de sus preciosos espacios verdes también alberga varios museos interesantes. 

24. Visitar el Museo de Bellas Artes de Gante

Como has podido ver, Gante cuenta con bastantes museos interesantes. Si te gusta el arte no puedes perderte el Museo de Bellas Artes de la ciudad. Ubicado en el Citadel Park, allí podrás disfrutar de colecciones únicas del arte flamenco, muy importante en la Historia del Arte. La entrada para adulto cuesta 8€.

25. Curiosear en el Museo del Dr. Guislain

Y finalmente, la última propuesta que hacer en Gante es visitar este curioso museo. Si te interesa la psiquiatría, te encantará. El museo es un antiguo hospital donde se trataron enfermos mentales. Allí podrás aprender bastante sobre la psiquiatría y sus tratamientos: cómo intentaban controlar a los enfermos, con qué objetos… La entrada cuesta 8€ y, sin duda, es una actividad diferente que hacer en Gante.