Seleccionar página

Tweet

Meknes nos encantó, en parte, porque en el Hotel Swani nos recibieron como en casa. Ya llevábamos más de una semana por Marruecos y todavía nos quedaba bastante ruta por hacer, así que nuestra prioridad era dormir en un hotel que estuviera cerca de la estación de trenes para poder movernos fácilmente.

Meknes es una ciudad de paso, perfecta para conocerla solo en un día. Así que nosotros creemos que dormir en la Ville Nouvelle, donde está ubicado el Hotel Meknes, es mucho mejor que hacerlo en la Medina, sobre todo si te mueves en tren.

Nuestra habitación en el Hotel Swani

El personal del hotel estuvo de 10 con nosotros. Nos explicaron cuáles eran los mejores monumentos, qué camino debíamos tomar para llegar andando al centro… En fin, nos hicieron sentir como en casa. Además nos ayudaron a encontrar un conductor privado para poder visitar Volubilis y Moulay Idriss después de estar más de media hora buscando desesperadamente un Petit Taxi.

Respecto al hotel, las instalaciones son súper modernas. Es recientemente nuevo, del 2015. Las habitaciones son amplias y cómodas, especialmente si tienes que trabajar. Dispones de una mesa y varios sillones para poder hacer tu trabajo cómodamente. Uno de los problemas que más sufrimos en los hoteles y riads en nuestro viaje por Marruecos fue la falta de insonorización. Por suerte, en este hotel no nos despertamos ninguna vez por la noche, a diferencia de otros alojamientos.

Y como siempre, ¡trabajando!

Dos de las cosas que más nos gustaron del hotel fueron su restaurante y su terraza. Puedes cenar tranquilamente platos de todo tipo: si te gusta la comida marroquí, encontrarás muchísimas especialidades y si te apetece un plato de pasta, tampoco te preocupes. Tienen mucha variedad a precios realmente asequibles.

Cenando en el hotel

Respecto a la terraza, es realmente increíble. Nosotros pudimos vivir un atardecer desde allí y nos encantó. De hecho puedes ver Moulay Idriss desde la distancia y también la Medina de Meknes mientras tomas un refresco. Como conclusión, quedamos muy satisfechos de nuestra estancia en el Hotel Swani de Meknes y te lo recomendamos, especialmente si buscas comodidad y buen precio.

Un bonito atardecer desde el restaurante