Seleccionar página

Perderte por la Old Town de Edimburgo es como abrir un baúl guardado durante mucho tiempo en el desván: las sorpresas brotan a cada paso, reuniéndote con lugares que creías olvidados y mostrándote rincones que hasta entonces te habían pasado desapercibidos.

Eso nos pasó hace poco con la Magdalen Chapel, un pedacito de la historia escocesa abierto al público que, sin embargo, la ciudad guarda entre sus mil y un secretos.

¿Nos acompañas a descubrirla? Empuja la puerta de madera y vayamos a visitar la Magdalen Chapel, una capilla oculta en la Old Town de Edimburgo.

Qué ver en la Old Town de Edimburgo: la Magdalen Chapel

Magdalen Chapel, uno de los secretos de la Old Town

Este viaje atrás en el tiempo comienza en Cowgate, junto a Grassmarket, una zona de Edimburgo que de noche bulle con la música de las discotecas y el vaivén de los restaurantes.

En el punto donde el puente George IV Bridge cruza Cowgate por encima, sumiendo la calle en la oscuridad, una verja y una pequeña placa en la pared señalan la ubicación de la Magdalen Chapel.

Podrías pasar decenas de veces por delante sin percatarte de que allí se esconde una capilla, y, de hecho, cuando empujamos la puerta y nos adentramos más allá del diminuto vestíbulo, éramos los únicos visitantes.

Qué ver en la Old Town de Edimburgo: la Magdalen Chapel

Qué ver en la Old Town de Edimburgo: la Magdalen Chapel

El gremio de los Hammermen

La historia de la Magdalen Chapel, la capilla de la Magdalena, se remonta a 1541. Michael Macquhane, un rico mercader y uno de los ciudadanos más notorios de Edimburgo en aquella época, comenzó a recolectar dinero para construir un lugar cristiano que pudiera dejar como legado (y, que, de paso, le hiciera ganar puntos en aquello de la vida eterna).

Murió antes de que la obra comenzase, pero su viuda, Janet Rynd, consiguió recaudar los fondos necesarios para construir el edificio, que serviría de capilla y de hogar del gremio de artesanos de los Hammermen, ‘los hombres del martillo’.

¿Ves las pantallas de madera con inscripciones doradas que cubren las paredes norte y este de la capilla? Son un registro de los donativos y ofrendas de los miembros del gremio, una especie de libro de cuentas que se extiende desde 1555 hasta 1813.

Si te fijas, aquí y allá verás otras referencias al gremio, como su escudo de armas o una piedra esculpida con sus ropas.

Qué ver en la Old Town de Edimburgo: la Magdalen Chapel Qué ver en la Old Town de Edimburgo: la Magdalen Chapel

¿Y quién formaba parte de los Hammermen? Como su nombre indica, artesanos de Edimburgo que trabajaran con martillo y metal. Herreros, orfebres, armeros, cuchilleros, talabarteros…

Este gremio ocupó la Magdalen Chapel durante siglos, pero la construcción de la New Town alejó a muchos artesanos de la Old Town, y, en 1858, la capilla se vendió y este capítulo de su historia concluyó. Hoy en día, es la sede de la Scottish Reformation Society.

La Reforma Escocesa y los Covenanters

Una de las épocas cruciales para la capilla de la Magdalena fue la Reforma escocesa, la ruptura del país con la iglesia católica, que tuvo lugar a partir de 1560.

Se cree que, ese mismo año, la Magdalen Chapel albergó la primera asamblea general de la Church of Scotland, presidida por John Knox, el sacerdote escocés que lideró la Reforma protestante en el país.

Knox está enterrado junto a la iglesia de St Giles, en la Royal Mile, y bajando por esa misma calle encontrarás, también, la John Knox House, una casa-museo medieval que cuenta la historia del sacerdote.

Un siglo más tarde, los Covenanters utilizaron la Magdalen Chapel en varias ocasiones para predicar a favor del presbiterianismo.

Qué ver en la Old Town de Edimburgo: la Magdalen Chapel

Y aquí se nos presenta el episodio más macabro de la capilla de la Magdalena. ¿Ves una mesa de madera oscura cubierta de folletos?

En Edimburgo, muchos Covenanters fueron perseguidos y ejecutados en Grassmarket. Sus cuerpos sin vida se trasladaban a la capilla y se colocaban en esta mesa, donde se les vestía para enterrarlos en el cercano cementerio de Greyfriars.

En el cementerio puedes ver todavía la ‘Covenanter Prison’, la zona donde encarcelaron a más de mil Covenanters en 1679.

Cuatro vitrales con historia

Para terminar la visita a la Magdalen Chapel, fíjate en los cuatro vitrales de colores que adornan una de las paredes de la capilla.

A pesar de su aspecto modesto, tienen una gran importancia histórica: son los únicos vitrales anteriores a la Reforma que han sobrevivido intactos en Escocia.

De derecha a izquierda, los cuatro redondeles representan el León rampante, el estandarte real de Escocia; el escudo de armas de María de Guisa, reina regente y madre de Mary, Queen of Scots; el escudo de Michael Macquhane, el fundador de la capilla; y el escudo de Macquhane combinado con el de su esposa, Janet Rynd, quien está enterrada en este mismo lugar.

Qué ver en la Old Town de Edimburgo: la Magdalen Chapel

Ruta por la Old Town de Edimburgo: Grassmarket y el Castillo

Como ves, la capilla de la Magdalena es uno de esos lugares de Edimburgo donde se entrelazan varios episodios de la historia escocesa.

A pesar de ser una visita muy corta (no te ocupará más de 20 minutos), es un lugar curioso y casi desconocido que puedes descubrir durante tu próxima ruta por la Old Town, antes de proseguir hacia Grassmarket y disfrutar de estas preciosas vistas del Castillo.

Si te acercas a conocerla, ¡nos encantaría que nos lo contaras en un comentario!

Visitar la Magdalen Chapel, en la Old Town

  • Web | 41 Cowgate, Edinburgh EH1 1JR
  • Entrada gratuita (encontrarás una caja de donativos en el interior).
  • Horarios. Consulta los horarios de apertura en la web, ya que son muy limitados. Cuando nosotros la visitamos, abría de lunes a viernes de 10:00 de la mañana a 14:00 de la tarde.
  • Ruta por la Old Town de Edimburgo. Si te apetece seguir descubriendo la Ciudad Vieja, toma nota de este recorrido.
  • Dónde dormir en la Old Town de Edimburgo. Hoteles, albergues y apartamentos.
  • ¡Gracias! La primera mención de este lugar que leímos fue en el libro Secret Edinburgh, lleno de rincones interesantes.